BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

Mi nombre es Roxy

Buenas tardes mis pequeños vampiros del crepúsculo.

Desde que tenia 8 años me han fascinado los VAMPIROS , su belleza(no siempre), su sensualidad, su oscuridad, si como yo alguna vez os sentis aislados, contrariados e incomprendidos, porfavor no dudeis en acudir aqui.

Siempre seré fiel a mis ideales, creencias(aunque para algunas personas sean irreales), y fantasias, asi que si compartimos opiniones, unidos a mi clan...

Siempre vuestra:

Princess of dark

lunes, 18 de julio de 2011

CAPITULO 8

Buenos días, mi querido séquito nocturno!!

Aquí os dejo el capítulo 8, no sabí muy bien como expresar algunas cosas, así que disculpad si hay algo que no se entienda.
Como siempre, espero que os guste, y que me dejeis vuestra opinion al finalizar.^^



CAPITULO 8

Una sensación magnificada me inundo entero. Podía notar algo extraño en el sabor de su sangre, me recordaba a algo…pero ¿a que?
Era un liquido extraño, pero tremendamente delicioso. Era la primera vez que probaba la sangre de Alexandra, y ya quería más. Era un sabor aterciopelado, suave, un buen buqué diría yo. Jamás había saboreado un elixir tan exquisito…
Me obligué a separarme, ya que no quería tragedias. Pude comprobar con total satisfacción como su piel se erizaba.
-Vete- le dije.
Ella me miró intensamente, como si algo más acabara de pasar. Aún sigo pensando que esperaba un “Gracias”. La observé de pié, cogió sus cosas y medio mareada salió por la puerta.
                                                                                              ***
Después de ducharme, y ponerme cómodo me tumbé en la cama. Tenía que esquematizar mis problemas, y darles solución uno, a uno.
Me quedé observando la seda roja de las cortinas del dosel. Rojo sangre, un rojo realmente hermoso…
 Comencé a divagar en mis pensamientos, me auto-sumergí en mi memoria. Había pensamientos muy hermosos, y otros no tanto, pero…había una especie de pared que me impedía llegar a ciertos recuerdos. Era como una línea invisible que no se podía cruzar. Necesitaba saber quién era Elizabeth. Aquel nombre me empezaba a atormentar, en verdad no conocía a nadie que se llamara así, pero cada vez que mi mente pronunciaba aquellas letras, sentía un pinchazo agudo en el corazón. Dolía, pero no entendía el por qué.
Algo extraño había en mi cabeza. Esos repentinos cambios de humor, esas sensaciones magnificadas, no me explicaba porque de repente ya no sentía nada por aquella humana, porque de repente disfrutaba con el dolor ajeno…pero ahí estaba, como una risa maléfica que me incitaba a hacer el mal.
Seguro que todo esto era obra de mi hermano, no podía ni imaginarme que tipo de artimaña estaría planeando esa serpiente.
No podía hacer nada con respecto a aquella barrera, así que intenté llevar mi mente hacia otros problemas que ya reclamaban mi atención. Había estado demasiado despistado estos días, y no podía permitirme el descuido de que alguien, o algo, detectase mi posición. Tendría que hacer de nuevo un rastreo completo de la zona, para comprobar si habían enviado algún rastreador.
Deje vagar mis pensamientos hacía Alexandra y el encuentro de aquella tarde. ¿Cómo había conseguido dejarme fuera de juego?, pero lo más importante, ¿Quién le había informado sobre Padre, y de qué puñetera guerra hablaba?
Había algo en claro en esta historia, ese tal O-Yama, había mentido a Alexandra, y la había hecho enfrentarse a un vampiro, a sabiendas de que podría acabar muerta. Estaba claro que O-Yama era una mala criatura, fuese lo que fuese. Pobre inocente niña…
Seguí meditando, llevando mi mente hacia el asunto del libro.
Todavía no sabía que iba a hacer con él, ya que la gran mayoría estaba escrito en un idioma que no conocía. Lo necesitaba, y con urgencia, si quería asentarme definitivamente aquí, tendría que atrapar mucha energía para poder realizar los escudos que protegerán la zona y la casa.
Estaba harto de pensar y maquinar, tenía demasiadas cosas en mi cabeza, y con menos espacio obviamente, ya que me habían robado parte de mi memoria… Necesitaba recuperar esos recuerdos ya. Tenía la certeza de que ahí se encontraban todas las respuestas a mis preguntas.
Estaba agotado, aquella pequeña incursión a mi mente había requerido de demasiado esfuerzo. No entendía porque estaba tan cansado, habiendo bebido sangre humana, debería estar bastante mejor de lo que me encontraba. Alguien se estaba metiendo en mi cabeza, me dejaba sin fuerzas. Ya no aguantaba más…
                                                                                              ***

Desperté tarde, ya casi oscurecía, había dormido casi un día entero. La verdad es que me sentía bastante descansado, pero tenía hambre.
Me levanté de la cama de un salto y me fui directo a la ducha, para despejarme un poco, de seguido me vestí y salí por la puerta.
La verdad es que estaba harto de la dieta vegetariana, así que me encaminé hacia el centro del pueblo. Me apetecía una chica dulce y joven como aperitivo. Al cabo de un rato paseando por la calle principal, divisé a una hermosa mujer, saliendo de uno de los pequeños comercios. La seguí, caminaba sin prisas, iba como meditando algo. Decidí meterme en sus pensamientos, quería escuchar que le pasaba por la cabeza para ir tan concentrada.
<<Que solitaria es la vida, no se si alguna vez podré por fin encontrar a alguien que me entienda… solo porque mi estúpido padre sea dueño de media ciudad, a mi ya nadie me ve de la misma forma. ¡Cuidado, no salgas con ella, es la hija del alcalde!, ¡sus matones te darán una paliza!, en serio, mi vida da asco. Ojalá alguien pudiese entenderme>>
Esta era mi oportunidad.
-Quizá yo pueda hacer algo por ti-le dije.
Se dio la vuelta y se quedo mirándome extrañada.
-¿Perdona?-
-No, solo es que te veía bastante pensativa, y me dije, creo que esta triste por algo, y una chica tan hermosa no merece estar triste por nada-.
Comprobé complacido como sus mejillas se tornaban de un color rosáceo delicioso. La sangre llegando a los capilares de su fina piel. Me acerque un poco. Podía oír lo que su mente decía. Su subconsciente le decía que no debía confiar en mí, que no me conocía y que tenía que irse ya. Pero su mente consciente se preguntaba si yo era la persona que había estado esperando. Cuán equivocada estaba la pobre muchacha.
-Vaya, jamás nadie me había hablado así…-
-Eso es porque en este pueblo no saben apreciar lo que tienen- le lancé una media sonrisa, al instante ella suspiró.
-G-gracias, pero en este pueblo están demasiado ocupados  intentando averiguar si pueden sentarse en el comedor a mi lado, sin que les den una paliza, así que…-
-¿Porqué iban a darle a nadie una paliza?-
-Pues, por una sencilla razón, soy la hija del alcalde, y la verdad es que estoy harta…-su mente se guió en otros derroteros- podríamos ir a algún sitio un poco más tranquilo…si te parece bien-
Vaya, esto si que había resultado de lo más sencillo…, esta estúpida humana, se me estaba ofreciendo como primer plato.
-Por supuesto, vayamos a mi casa, podremos tomar una copa…-
-¡Genial!- su cara denotaba alegría, pero sus pensamientos le decían si aquello era lo más acertado.
                                                                                              ***
Cuando cruzamos el puente, comprendió cual era mi casa. En seguida se puso tensa.
-Tranquila, la casa no va a morderte…-me reí de mi chiste privado-tan solo es una mansión un poco vieja, ya me ocuparé de repararla-
Salí de la cabina, rodeé el coche y le abrí la puerta, todo un caballero sin duda, o por lo menos eso es lo que ella estaba pensando. Subimos las escaleras del porche, y entramos. La conduje hacia mi habitación, solo pude echar una ojeada al cuarto donde se habían desarrollado los acontecimientos de ayer. Aunque no entendía porque me había ido a fijar justo en este momento.
-¡Vaya!, menuda habitación, es preciosa…- podía oír cuán excitada estaba, pensaba que era lo más interesante que le había pasado en años. Cuanta razón tenía, pero no en la que pensaba ella…
Serví Vodka en dos vasos y le pase uno. Se lo bebió de un solo trago. Solo pude echarme a reír.
-¿De que te ríes?- se volvió a sonrojar.
-Nada, es solo que no creí que fueses a venir aquí conmigo, ya que todavía no me has preguntado ni mi nombre-
-Es cierto…me llamo Rachel, y tu te llamas…-
-William-
Miró el reloj de muñeca y sonrió.
-Brian estará echo una furia…así aprenderá a venir a buscarme cuando se suponía que tenía que venir, seguro que esta con la estúpida de Alexandra-
Me quedé inmóvil, no me esperaba para nada aquello, la cena se estaba convirtiendo en mi informante numero uno.
-¿Alexandra?-
-Sí, es una chica muy rarita que vive aquí en el pueblo, mi hermano, al que aún sigo intentando convencer de que no lo haga, anda detrás de esa idiota-
-¿Por qué dices eso?-
-Es que es un bicho raro, siempre está leyendo, y va sola a todos los sitios, tiene como una especie de brillo propio, no sabría como describirlo, pero me saca de mis casillas-
Podía escuchar perfectamente sus celos hacia Alex, entendí que era por lo hermosa que era.
-¿Y, qué le pasa a esa chica?¿Acaso es más especial por alguna otra razón?-
-Pues, todo el mundo comenta lo extraños que eran sus padres, la gente habla, ya sabes. Se dice que casi nunca salían de casa, que hacían cosas raras como magia negra y rituales…pero, porque no dejamos de hablar de ella y nos concentramos en algo más…interesante…-
Se acercó a mí, mirándome a los ojos, y pensando cosas que jamás me dignaría a hacer con ella. Ya me estaba cansando, y lo cierto era que tenía hambre, podía conseguir la información directamente de sus recuerdos, así que ¿para qué prolongar más su incesante parloteo?
Ella notó como mi postura cambiaba, me agazapé un poco y sonreí expectante ante la idea de la caza.
-Bueno, Rachel,  creo que ya va siendo hora de comer…¿no crees?- avancé despacio, un paso, otro más. Su simple cabeza comenzó a atar cabos. Olí en el aire el precioso aroma a miedo.
-¡Tú!, tú eres el que estaba con Alexandra, mi hermano me contó algo, me dijo que apareciste de la nada cuando…-
Asentí ligeramente, ella comenzó a mirar en derredor, buscando una posible salida.
-Correr no te servirá de nada querida…-
Salió por la puerta, iba pensando en las formas de defenderse de un atacante, pero que pena…conmigo no tenía nada que hacer.
Aparecí en frente de ella en el pasillo. Gritó y dio media vuelta, pero yo ya estaba allí esperándola.
-¿C-cómo has hecho eso?- fue trastabillando hacia atrás hasta que se detuvo al palpar la pared- si me haces algo, todo el pueblo lo sabrá y vendrán a por ti...-
-No Rachel, nadie, absolutamente nadie, sabe que estás conmigo…-
Mi sonrisa se ensanchó, podía sentir la adrenalina correr por mis venas. Volví a sentir aquella magnífica sensación de poder, oía los sollozos de la chica, y cada uno de ellos, me hacía estar más y más sediento.
-Por favor no me hagas na…-
No le dio tiempo a terminar la frase, mis caninos ya estaban sumergidos en su sabrosa carne. Me deleité con su inútil forcejeo, clavé más mis colmillos y comencé a absorber el tan preciado líquido. La calidez inundó mis neuronas, mi mente comenzó a trabajar frenéticamente, buscando alguna pista en su pequeño cerebro, pero no había mucho más que lo que me había contado. Cuando me quise dar cuenta, yacía inmóvil en mis brazos, cubierta de sangre, terminé por lamer los restos que había en su cuello.
Me sentía poderoso, notaba como mis sentidos se iban agudizando más y más, lo cierto es que estuve a punto de matarla, pero algo en mi interior me había detenido.
Cogí a la delicada chica, la arreglé un poco y le quité los recuerdos de nuestro pequeño encuentro. Tuve que buscar entre mis pertenencias algo que ponerle, ya que si aparecía así en cualquier lugar, las sospechas podrían señalarme. La dejé en el centro del pueblo, en el parque. Así cuando despertara podría ir directa a casa.
Cuando hube terminado me quedé pensando en que hacer, tenía toda la noche para divertirme, pero en lo único en qué podía pensar, era en una persona en concreto, y seguro que a estas horas, estaría en su casa…así que dejé el coche en el aparcamiento, y me dirigí a casa de Alexandra.



Espero que os haya gustado,  mis queridos vampiros del crepúsculo.

en unos días espero poder publicar el 9º!!

Un beso hermoso y sangriento.

Princess of Dark

11 comentarios:

narrador dijo...

Oh, vaya, a Willy le ha resultado realmente facil salir de caza. Por un momento pensé que la escena se tornaría en otra (el cazador cazado), que no le saldría bien o que, yo que se, que la sangre estaria envenenada.
Me sorprende que Willy no haya caido en la cuenta de que Alex es Alexandra. ¡pero si alex es el diminutivo!
Te has ido por unos derroteros que no esperaba, a ver por donde sales ahora, Princess!

Princess of dark dijo...

A ver querido narrador...ya dejo claro en el capitulo, que dice: la cena se va a convertir en mi informador numero uno.(eso quiere decir que ya sabe por donde va)

Entonces por eso luego le pregunta en plan: Alexandra? quien es esa y porque es más especial?

Bueno espero que los demas lo hayais cogido, sino cambiare el capi pa que se entienda mejor^^

Astarielle dijo...

Hoy no kiero resaltar nada dl contenido dl capitulo, solo kiero admirar el trabajo que stas aciendo. La mezcla d personajes es una pasada y la forma d llevarlo parece d profesional. Describes a la perfeccion y aunke no sea mi genero, es d admitir que estas bordandolo. Sigue asi y planteate el registrarlo. Mil bss wapa. T KIERO

Dany y Mariu dijo...

El cap estuvo increible!! No se porque me gusto tanto!! Fue muy raro que al principio William estuviera tan cansado!! Como acababa de tomar sangre humana, deberia haber tenido mucha fuerza!! Tendra algo que ver con su gemelo??
Rachel parece muy inocente!! No me gusto que William se alimentara de ella!! Porque de repente se porta tan malvado?? Y otra vez la misma pregunta: Tendra algo que ver con su gemelo??
Ya quiero saber que pasara en casa de Alexandra!! Espero que esa chica no sea tan inocente como parece ;)
Mariu :D

Dulce Cautiva dijo...

Hola guapa!, peazo capítulo!, ha sido muy interesante ver a William de caza... Y nada más ni menos k kon la hermana d Brian e hija del alcalde!!!, jejeje... Y ahora... K hará en casa de Alexandra?.

Tendré k esperar al próximo capi para descubrirlo... Ya lo estoy deseando!!!.

Bueno reina, k pases un lindo martes y no olvides avisarme cuando tengas el siguiente.

Un besazo hermosa, xao!!!

Arwen dijo...

Que interesante esta!!! me quede con ganas de seguir leyendo...ese aspecto oscuro de William me gusta mucho...pero espero que no lo envuelva y siga siendo él en esencia...besos eternos...

rebeca dijo...

estoy leyendo tu historia y me encanta
ahora te sigo
gracias por los consejos te juro q ni me habia fijado en lo del link ( son novata XD)
puedes decirme como poner musica y contador de visitas???????
he estado buscado
enserio te lo agradezco.

siria dijo...

Princess...Princess....Dios que te puede decier de este increible capitulo....me facino ver a William de caza...Y tengo que decir que se lo merecia Rachel...me encantan los giros que dan tu historia...simplemente facinante...Sube los siguientes capitulos pronto me muero por leerlo...Besitos, Siria ^-^

Anónimo dijo...

Que chimba de historia... fascinante imagincacion.. encantadora narracion... sin palabras de verdad..... ese williannnn bfff me encanta :D

Anónimo dijo...

espero poder tener el privilegio de leer el capitulo 9 porfa no demores.......... deseoo leer masss... sobre esta historia.

Anónimo dijo...

cap..9...por favorrrrr.......Att;...violett