BIENVENIDOS

BIENVENIDOS

Mi nombre es Roxy

Buenas tardes mis pequeños vampiros del crepúsculo.

Desde que tenia 8 años me han fascinado los VAMPIROS , su belleza(no siempre), su sensualidad, su oscuridad, si como yo alguna vez os sentis aislados, contrariados e incomprendidos, porfavor no dudeis en acudir aqui.

Siempre seré fiel a mis ideales, creencias(aunque para algunas personas sean irreales), y fantasias, asi que si compartimos opiniones, unidos a mi clan...

Siempre vuestra:

Princess of dark

domingo, 12 de junio de 2011

CAPÍTULO 2

Bueno queridos mios!!Aqui está el esperado 2º capitulo de Recuerdos de un Vampiro.
Espero que os guste

CAPÍTULO 2

Permanecí inmóvil en el suelo, contemplando aquella habitación, pero solamente viéndola a ella. Seguía el movimiento de su mano cada vez que pasaba una página del libro que sostenía en las manos. Anhelaba tocar aquel hermoso cabello negro como noche sin luna, me imagine entrando en aquella casa y caminando directamente hasta ella, imaginé también como colocaba las manos alrededor de su delicada cara, atraía hacia mí su cuerpo, y besaba suavemente sus labios.
De pronto salí de aquel profundo atontamiento. ¿Qué diablos estaba haciendo? En todo caso debería desear su sangre, no sus labios ¡Estaba suspirando por una humana! ¿Como podía pasarme esto a mi? ¿Por qué justamente en ese momento?.
Me levanté de aquel césped, húmedo de la ligera llovizna que había empezado a caer, de la cual no me había dado ni cuenta , y me acerqué un poco más a la ventana. Sabía que debería haberme marchado hacía ya rato. Pero no podía apartar la mirada de ella.

Estaba recostada en un diván de piel negro, sostenía como ya he dicho un libro, “ Drácula, mi amor” y encima de la mesa que tenía al lado había una copa de vino medio vacía.
De improviso cerró el libro y empezó a recoger algunas de las cosas que había por allí. Unas zapatillas de casa, color morado, la copa de vino y una cajetilla de tabaco. Pasó a la siguiente habitación, la cocina. Dejó allí la copa, encendió un cigarrillo y empezó a subir por las escaleras hacia el piso superior.
Mi corazón martilleó como no lo había hecho en siglos. Tenía que subir al piso de arriba. Necesitaba seguir aquellos delicados movimientos.
Fui corriendo hasta el jardín trasero. Miré hacia arriba. Una luz estaba encendida. Imaginé que sería la de su habitación.
Subí rápidamente al árbol que tenía al lado. Debía acercarme más a ella. Llegué arriba en un abrir y cerrar de ojos. Somos rápidos, así que me acerqué sigilosamente al alféizar de su ventana.
Dejó sus cosas sobre el tocador, apagó el cigarrillo, y de pronto mis ojos se cerraron. Acababa de quitarse el albornoz morado que llevaba.
 Ansiaba poder ver la magnificencia de su cuerpo desnudo, pero por razones que escapan a mi entender desistí de abrir los ojos. Mientras escuchaba como se cerraban cajones comprendí que iba a ducharse. Oí el sonido del agua al caer, y como ella entraba en la bañera. Empezó a cantar.
¡Oh, que voz más hermosa!, era como si una bandada de ruiseñores se hubiese apoderado de mi cabeza.
No cantaba ninguna de las canciones modernas, sino que estaba cantando “Hello” de Lionel Richie , una canción para voz masculina, sin embargo cantada por ella parecía como si la hubiesen escrito exclusivamente para su tono de voz.
Por fin salió del cuarto de baño, olía deliciosamente, como a moras salvajes. Estaba ya arreglada para dormir. Quitó la colcha de la gran cama y se metió dentro. Al cabo de unos minutos se durmió.

No me había dado cuenta pero era tardísimo. Miré al cielo, eran más o menos las 2 y media de la madrugada. Ahora que ella estaba dormida podía pensar con tranquilidad.
                                                                       …
No sabía que demonios me estaba ocurriendo. Sentía una fuerte atracción magnética hacia aquella joven. Pero… ¿Porqué?
Nunca me había sentido atraído jamás por ninguna humana. Desde que nací, allá en la Inglaterra de 1613, como vampiro, nunca había sentido mucho respecto a los humanos, los veía como hermosos animales llevando vidas secretas. No es que los odiase, o los matase, había otros vampiros que si que eran así. Se me ocurrió el mejor ejemplo de ello:
Nícholas, mi  hermano.
Emití un ligero siseo. Yo no era así. No quería ni matarlos ni provocarles ningún mal. Solamente hacía lo que tenía que hacer para subsistir.
Suelo alimentarme la mayoría de las veces de animales. Solamente me alimento de sangre humana, primero, si estoy muy débil, segundo, cuando necesito más poder para pelear, y tercero, si alguna vez se me va de las manos.
No es que me pase siempre, pero en mi vida más o menos me habrá ocurrido una veintena de veces.

En aquel momento me di cuenta de que la chica estaba moviéndose. Estaba soñando. No parecía un sueño muy agradable… Me senté en la rama del árbol y me puse a observar las estrellas. Ellas siempre me inspiraban.
¡Casi me caigo al oír los desgarradores chillidos de la joven!
Me asuste muchísimo, en un solo movimiento estaba ya con la cara pegada al cristal. Agucé mis sentidos en busca de la causa de sus atronadores chillos, hasta que me di cuenta que estaba señalándome, y llorando al mismo tiempo.
¡Me había descubierto! Pero ¿Cómo?
Me solté del alféizar y caí sobre la hierba con un ruido sordo. Segía escuchando a la chica, pero ya no gritaba. Solamente decía:
-Tranquila Alex, solamente ha sido un sueño. Ese hombre realmente no estaba en tu ventana, hay una caída de 8 metros hasta el suelo. Pero era tan real.- Oí como se acercaba a la ventana. Me escondí entre las sombras, es algo que nosotros los vampiros hacemos con frecuencia para no ser vistos si no queremos. Nos fundimos con el entorno. 
Miró al jardín. Podía oír su entrecortada respiración. Podía oler su miedo. Me entristeció la idea de que me tuviese miedo antes de poder llegar a conocerme.
Cuando por fin volvió al lecho. Huí como alma que lleva el diablo. Sentía como si hubiese hecho algo mal. Tenía un mal presentimiento.

                                                                       …

Cuando llegué a la casa la sentí fría y solitaria. Entré en mi habitación. Era la estancia más pequeña de la casa, pero aun así era grande, a mi parecer era la más acogedora ya que pasaba la mayor parte del tiempo en ella. La había decorado yo mismo con unos muebles que traje de Italia.
Una cama de matrimonio de estilo victoriano, con dosel, del que colgaban largas cortinas de seda roja dominaba la habitación. A su lado, dos mesillas negras, idénticas en color y estilo a la cama, sostenían dos lámparas de sobremesa de los años 70 de color rojo.
En una de las esquinas había un sofá y un butacón de terciopelo negro y patas doradas, y una mesita de café de cristal lacado.
Había una puerta en frente de la cama, daba al baño. Era totalmente moderno en comparación con la habitación. Lo mande diseñar a mi gran amigo Eric. Hizo un gran trabajo. Tenía una gran bañera Jacuzzi en una de las esquinas, aunque no la utilizaba mucho. Prefería la ducha, estaba oculta por una pared de cristal negro y blanco.
La última pared que queda por describir es la del ventanal. No hay mucho que decir, da al jardín delantero. Y toda, absolutamente toda la pared, estaba llena de mis amados libros.
                                                                         ...
Me quité la ropa, toda negra como de costumbre. Me quedé solamente con mi ropa interior, seda por supuesto. Anduve por la habitación durante unos minutos. Arreglando aquello, ordenando esto… No podía prolongarlo más.
Tenía que pensar y examinar cada paso que había dado aquella noche.
No podía cometer errores. No estando tan cerca de conseguir mi ansiada meta. Y mucho menos por una insignificante humana.


Espero que os haya gustado!!!
Como siempre digo, seré feliz si me dejais un comentario ^^


¡¡Mordiscos muy dulces para todos mis seguidores!!


Princess of Dark

5 comentarios:

Dulce Cautiva dijo...

Hola guapa!, k honrrado es este hombre... mira k cubrirse los ojos para no verla desnuda!, k lindo!!, jejeje. Y ella va y se asusta... en fin, a ver cuando se conocen d una vez, jejeje.

Saludos guapa y k pases un lindo comienzo d semana, muak!!!

Anónimo dijo...

Hola!Mi nombre es Amelia, me ha encantado!!
Das unas descripciones muy detalladas, realmemnte buenas!!
Me ha gustado la parte de cuando el pega la cara al ventanal y es por el por quien grita.
Un beso!! Seguire leyendo si stu sigues escribiendo

Nadia dijo...

Como prometí, aquí estoy nuevamente. me ha gustado mucho este capítulo; espeor mñn poder leer el tercero.
y él, pues me ha gustado, es un total caballero XD
Saludos!!!

narrador dijo...

"William es voyeur"
Creo que voy a hacer un comentario sexista, pero por ser chico (o simplemente, yo) no me atrae especialmente leer sobre sentimientos tan abstractos (y a la vez, tan complejos) como es el amor. Tampoco me gusta leer sobre flechazos o amor platónico. ^^
Me ha sorprendido el grito de la humana, pero la verdad es que esperaba otra cosa, como un ataque de hombre lobo o algo así.
William se me antoja aburrido; de momento no he empatizado con él, y su forma de vida y motivaciones no me convencen. Parece anodido y un haragán.

siria dijo...

Princess...me gusto mucho tu capitulo...me gusta como escribes tan detalladamente...ahora me ire a leer el otro capitulo...y seguro que me sorprende...me ah dado mucha gracias cuando se pega de la ventana....xD...Besitos, Siria..;)